“There is a chapel in Kansas”. Así empieza el spot de publicidad que la casa de automóviles americana ha presentado para el Super Bowl de 2021. Y nuestra mente ya se dispone a emprender un viaje en la América profunda.

En 2 minutos el representante más icónico de los valores americanos de unidad y libertad, el grande Bruce Springsteen, the boss, nos regala una recopilación emocionante de los elementos fundamentales del mito americano de la carretera. Un viaje en solitario en paisajes extensos, que hacen que una salida de sol se transforme en una experiencia mística. Y un pequeño truco que hace de este spot una obra maestra. 

Jeep hubiese podido enseñar su nuevo Grand Cherokee, pero lo que vemos en el video es una Jeep CJ-5 de 1980, propiedad del mismo Springsteen. En una escena, descansando sobre un periódico en el asiento del coche en corsa, vemos un gorro de vaquero nos habla de far west. En otra, el detalle de unas botas de cow-boy durante una sosta del viaje. Luego vemos al boss tomando un café humeante, delante de un bar de carretera. Finalmente llegamos a “the chapel”. Se encuentra en el centro exacto de la “Lower 48”, en Kansas, en el medio de la nada, en el centro de Estados Unidos. Alrededor hay solo una carretera y la voz de Springsteen nos dice que America debe volver a encontrarse en el “centro”. 

Bruce-Springsteen-JeepEs imposible que nuestra mente no asocie la marca Jeep con la epopeya de los pioneros americanos y con los valores de libertad que ese mito emana. Son años que la casa nos proporciona esa narrativa de forma coherente y otra vez, aquí está, con el mismo mensaje. Brand consistency, diríamos. Bueno, sí, pero algo más. Mucho más.

Esta vez Jeep ha tomado posición respecto a un tema muy actual y caliente en Estados Unidos y en todo el mundo. Ha dicho que ya basta con enfrentamientos, es a hora de la reconciliación y la unidad. Ha reafirmado que la libertad es un valor que pertenece a todos y no a una parte.

En otros tiempos este spot hubiese sonado a retórica. Al fin, quién podría negar que todos y todas tenemos derecho a la libertad. Pero en estos días de revolución, cambio y heridas todavía abiertas, Jeep se ha puesto en el bando de los que quieren unir y se ha opuesto de forma abierta a los que persiguen el enfrentamiento.

Vivimos tiempos que piden a las marcas de tomar posiciones y aclarar su visión de qué es el bien y qué es el mal. Por suerte contamos con grandes ejemplos, como The Body Shop, Patagonia y Holaluz, Ecoalf, Damm, para mencionar algunas marcas de aquí, en España. Jeep, una marca con un gran historial y una capacidad evocadora asombrosa, ha abierto la puerta del compromiso también en el mercado del automóvil, tradicionalmente más prudente y ecuménico. Será interesante ver cómo se moverán los otros brands. Es de anticipar que habrá consecuencias.