Marcas que pisan fuerte

Marcas que pisan fuerte

Tu marca es una persona. ¿Te has preguntado qué caracter tiene? Si aspiras a construir una relación profunda con tu público y quieres que te elijan por sobre otras marcas, es necesario que esté muy bien definida la brand personality.

Todos nos relacionamos con las marcas como si fueran personas. Establecemos con ellas vínculos complejos, que suponen un nivel de implicación mayor al de la simple resolución de problemas. Si tu producto sólo satisface una necesidad, tu marca corre peligro. En este caso tu público considera tu marca sólo en base a necesidades funcionales. Es un trato puramente funcional, de naturaleza binaria: solución del problema, sí/no. El oportunismo será el código de la conexión entre tu marca y sus clientes.
Sin embargo, hay una dimensión más profunda de la conexión de una empresa con su público. Es la dimensión relacional. Y como en cualquier relación, tu público quiere tener claro con quién está tratando. De otra forma no podrá acercarse y construir un dialogo.
Si aceptamos que las marcas son personas, tendremos a disposición otro insight. A los seres humanos nos gusta rodearnos con personas que o bien son como nosotros y nosotras o bien representan el ideal al que nos gustaría parecernos. Mientras sea mayor la similitud entre la personalidad del consumidor (o su ideal personal) y la de la marca, mayor es la preferencia del consumidor mismo por ella.

No te olvides que la personalidad de la marca tiene dos caras diferentes: existe lo que la empresa desea que sean los rasgos percibidos de su marca, el perfil de la marca, y lo que el público realmente percibe ser la personalidad de esa marca, la imagen o percepción de marca. Debes conocer bien la percepción que tu público tiene sobre tu marca para corregir las diferencias y alinear la estrategia de brand personality.

Vans sabe como jugar con su personalidad. La famosa marca de zapatillas no ofrece sólo un tipo de calzado, sus productos cumplen un rol mucho más profundo que su funcionalidad. Esta marca tiene una personalidad clara y definida: urbana, rebelde y creativa. En la última campaña de Vans Vanguard, la marca inspira a su público, representando en historias reales de skaters, valores como la creatividad, el individualismo y la autoexpresión. El resultado es que los millennials la pueden identificar sin esfuerzo, la reconocen y saben cómo relacionarse con ella. Resultado: éxito comercial.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.