El viaje moral de las marcas y el marketing transcendente

silence-of-the-lambs-storytelling

El viaje moral de las marcas y el marketing transcendente

Hay marcas que nos emocionan y otras que nos dejan indiferentes. Y a pensarlo bien hay razones precisas para que algunas de ellas tengan el poder de inspirarnos, de entrar en nuestras conversaciones con los amigos y de hacer que las preferamos a la hora de comprar. Hoy investigamos una de ellas.

¿Te has preguntado por qué hay películas que nos enganchan y otras que se quedan en el olvido? El guionista y gran experto de storytelling John Truby dice que el protagonista de una película tiene dos dimensiones. Una es la psicológica y otra es la moral. En la dimensión psicológica el heroe tiene que superar un problema personal que le afecta en la vida y lo bloquea. En el silencio de los corderos, Clarice es una policía novata que debe superar traumas de su niñez para enfrentarse con éxito a un caso de difícil solución. Hasta aquí tenemos un excelente thriller. La historia es interesante, los actores son buenísimos y nosotros pasamos un buen raro mirando la película. Pero hay algo que eleva esa historia al rango de obra mayor. Y es que Clarice, superando sus propios límites personales se afirma como mujer en un mundo de hombres. Esta es la dimensión moral de la historia y la razón porque toda mujer y todo hombre eticamente bien equipado no podrán quedarse indiferentes a esa película. Mientras que superar los problemas y acosos de su niñez representa un viaje personal de Clarice, su lucha como mujer la eleva a símbolo de algo importante que afecta a la vida de muchas personas. Lo personal se eleva a transcendente. Lo psicológico se eleva a moral.

Storytelling para el liderazgo empresarial

En los últimos tiempos me pasa a menudo de entrar en conversaciones sobre liderazgo. Siguiendo la buena semilla que Sergei Brin y Larry Page de Google sembraron hace no muchos años, un gran número de empresarios y consultores se están concentrando en crear las condiciones óptimas para que sus empleados estén motivados y felices. Celebro esta tendencia. Me parece una evolución necesaria del concepto de empresa y un avance en nuestra sociedad. La creación de felicidad en la empresa debe permanecer una de las prioridades de un empresario del nuevo paradigma.

Pero yo me ocupo de branding y quiero que las marcas de las empresas que se mueven con esos bellos valores, tengan mucho éxito. Por esto invito a todos los empresarios que aplican las nuevas reglas del liderazgo consciente a considerar también otra dimensión de su empresa. Una dimensión que afecta al poder de su marca. El viaje del equipo en busca de una experiencia laboral inspirador tiene una dimensión psicológica que solucionamos generando un ambiente de trabajo más feliz. Muy bien. Ahora la pregunta clave es la siguiente. Cómo podemos elevar el relato de ese viaje para que no sea relevante solo para nosotros (nuestro equipo), sino que para un número de personas tan grande que podremos con derecho llamarlo público?

Un caso concreto de dimensión moral en el storytelling

Albert Bosc y Manu Bostelo son dos deportistas de aventura. Albert ha alcanzado el Polo Sud desde la costa antártica andando sin ninguna ayuda mecanica ni perros.

Albert Bosch y Manu Bostelo en Andalusía

Albert Bosch y Manu Bostelo en Andalusía

Manu hace cosas tan extremas como tirarse con una bici desde la cima de un volcán y bajar a toda velocidad evitando de romperse el cuello en el intento. Ambos tienen un compromiso profundo y auténtico con el medio ambiente.

En estos días están recorriendo Andalucía con dos motos eléctricas de Volta, una start up de Girona. Quieren demostrar que se puede disfrutar de una aventura en moto sin gastar una gota de petroleo. La dimensión psicológica de esa aventura es ya por si misma atractiva. Se enfrentarán a problemas logísticos y organizativos. Se encontrarán con imprevistos. Se emocionarán mirando paisajes únicos. Y se indignarán a ver que algunas de las especies animales y vegetales que se encuentran por el camino están amenazadas. Pero lo que hace relevante su aventura para un público más extenso es la dimensión moral de su viaje personal. Albert y Manu están diciendo que tenemos un dilema como civilización y que es el momento de enfrentarse a ello de forma creativa. Todos queremos disfrutar de la emoción de una aventura, de una buena comida o de un viaje exótico. Pero no podemos cerrar los ojos y fingir que no sabemos que para ir a Burma, por ejemplo, deberemos cojer un avión que deja una huella ecológica enorme. Y Albert y Manu nos proponen que salgamos del sendero conocido por todos, que encontremos nuevas soluciones y nos pongamos en serios a cuidar de nuestro planeta. Este es un dilema moral y la historia del viaje de aventura de Albert y Manu propone una posible solución. Una aventura personal de dos deportistas se eleva a símbolo de un viaje moral.

Este tránsito de la dimensión personal a la dimensión transcendente es la clave para que un relato se transforme en una gran historia. Es el segreto de las marcas que inspiran a miliones de personas en el mundo y tiénen éxito comercial.

Las marcas que se mueven por valores lo tienen bastante fácil. Sólo deben encontrar una manera atractiva de elevar sus valores al nivel de propuesta moral para su público.

Call to action

¿Te has preguntado cuál es la dimensión moral del relato de tu marca? ¿Sabes lo que tu marca puede enseñar a su público? ¿Te sientes tan fuerte y seguro como para ofrecer el viaje personal de tu empresa a todo el mundo para que sirva a elevar a nuestra civilización?

Tags:
No Comments

Post A Comment