Cómo crear un relato con tan solo una foto

Strytelling Harley Davidson

Cómo crear un relato con tan solo una foto

“En algún lugar, montado en un avión, un hombre está intentando abrir un sobrecito de cacahuetes.” Este es el titular de una publicidad de Harley Davidson, la mítica marca americana de motocicletas. La imagen que la acompaña es la de un motero que viaja en una de esas icónicas carreteras del Oeste de EE.UU., tipo la Route 66. Es la hora de la puesta del sol y la foto es tan buena que nos catapulta con todos los sentidos y emociones en un paisaje que se llama Libertad. El humor es típico de la comunicación de Harley Davidson y en esta publicidad se lo lleva al nivel del sarcasmo.

La brand-persona de Harley Davidson

El motero Harley tiene eso: sabe que es lo que en Apple llamarían un “misfit”, uno que no encaja en las reglas de la sociedad burguesa y la mejor manera de gestionar su condición la encuentra en el humor, aunque llegue a ser grosero. No os parezca atrevido si digo que esta pieza de publicidad es un excelso ejemplo de storytelling.

¿Qué es un relato?

Normalmente pensamos al storytelling como a una técnica para contar relatos. Y me parece genial. Pero es importante que entendamos de forma extendida a la idea de relato. Una foto y una breve frase pueden contener toda una historia. Vamos a analizar la publicidad que os propongo en este post.

Primero la foto en si nos cuenta mucho de lo que está pasando. La hora es el atardecer. El lugar es una carretera de las que cruzan el país americano. El paisaje es inmenso y el hombre viaja solo. Nos parece casi escuchar el rombo del motor. El titular representa a la manera de pensar de nuestro motero. Y lo pone en contraposición con otra manera de vivir. Nos imaginamos a un manager de una multinacional viajando por trabajo, intentando aliviar el tedio del viaje con un pequeño premio en forma de cacahuetes. La situación se nos presenta como ridícula porque nuestro manager no está simplemente abriendo el sobrecito de cacahuetes: está intentando abrirlo, lo cual lo pone en una luz algo cómica. ¡Un pringado! diríamos de él. La descripción del manager cautivo en el avión contrasta tanto con la condición del motero libre, que este último se nos presenta automáticamente como el héroe de la situación. Y lo es tanto, que no necesita decir que él es más cool. Lo deducimos nosotros. Y los de nosotros que nos encontramos a menudo en la condición del manager, nos sentimos tocados en el orgullo. Ahora, tenemos dos opciones. Podemos ofendernos y encontrar alguna pega para despreciar a Harley Davidson, o bien podemos admitir que es mejor viajar con una moto en una maravillosa carretera americana que abrir una sobrecito de cacahuetes en un vuelo low cost que nos lleva a una reunión. Ya lo veis: Harley Davidson ha creado un mundo, unos personajes, un conflicto, un héroe y una idea de cómo debería ser el mundo. Sobretodo ha expresado una idea que se relaciona con un valor universal: la libertad. Y nos pone en la condición de tener que tomar una posición. Afirmar una postura moral alternativa a la de la casa de motos o simpatizar con la tribu de los moteros. Todos estos son algunos de los elementos clave de un relato de impacto. Y todos ellos están incluidos en tan solo una foto acompañada por una frase. Chapó a los que han creado esta obra mayor.

El análisis de los roles, del conflicto y de las imágenes forman parte de “El Secreto del Principito”, el curso de Storytelling estratégico para marcas felices que ofrezco a personas y organizaciones.

Haz click aquí para saber más y apuntarte al próximo curso.

No Comments

Post A Comment