Por qué un plan de comunicación interna te hará vender más

Dan Price

Por qué un plan de comunicación interna te hará vender más

Dan Price en la portada de Inc.com

Dan Price en la portada de Inc.com

Es sorprendente cómo más veces de lo que estamos dispuestos a admitir, la respuesta a un asunto de gestión empresarial es opuesta a la que nuestra mente racional ofrecería. Dan Price es el empresario del momento. Hace poco decidió subir el salario mínimo de sus 120 empleados a un vertiginoso nivel de 70.000 dólares al año. Le dijeron de todo. Pero la facturación, la productividad y la rentabilidad de su empresa ha subido. Es posible que al final se estrelle, pero también es posible que haya encontrado una formidable solución al dilema que ve enfrentarse la rentailidad de una empresa con el nivel de salarios en la misma.

Comunicación in absentia.

En estos días he estado considerando otro asunto aparentemente kafkiano. Es sabido que en un mundo donde Internet y las redes sociales han multiplicado los brand touch points (o sea las ocasiones en que tu marca se encuentra con su público en el sentido que se consuma o se habla de ella). Y también es sabido que muchos de los brand touchpoints ya no están bajo el control de la empresa. Las conversaciones sobre tu marca, no siempre se tienen en tu presencia. Para empresas medianas y grandes, de hecho la absoluta mayoría de las conversaciones se tienen in absentia de la empresa.

Amigos y familiares son influencers.

Los departamentos de marketing producen convencedores planes de comunicación, con el CEO hablando de objetivos corporativos, el director de marketing hablando de planes de producto y los de relaciones públicas convenciendo a los periodistas de que nuestra empresa tiene la novedad absoluta del siglo. Pero, aunque estos planes no son inútiles, sirven a muy poco en el contexto actual.
Una investigación bastante reciente de la agencia Havas, indica que el 63% de los españoles confía en su entorno mucho más que en otras fuente de información (léase empresas y medios de comunicación clásicos). Dicho de otra forma, es probable que a la hora de comprar un nuevo teléfono móvil, me influencie mucho más la opinión de un amigo que considero experto, que no la información que encuentro en una revista o en la web de las empresas productoras.

Comunicación interna.

Qué puede hacer entonces una empresa para responder a esta situación? Debe acercarse al público a través de sus mismos empleados. Las personas de nuestra empresa que cada día interactúan con sus amigos y conocidos, influenciándoles con su conocimiento experto de lo que producen cada día en nuestra empresa. Esto no soy el primero en decirlo. Lo dijeron los autores de The Cluetrain Manifesto hace quince años, ya.
Es aquí que la paradoja se hace patente. Porque lo que debemos hacer para comunicar con el exteriór es comunicar más en el interior de nuestra empresa. Lo que debemos hacer es empoderar a nuestros empleados para que puedan comunicar sobre nuestra empresa y nuestros productos con confianza y precisión. Un plan robusto de comunicación interna se convierte entonces en una herramienta para que la comunicación de nuestros empleados hacia el exterior (su círculo de influencia) se haga más eficaz y focalizada.
No Comments

Post A Comment